¡¡¡La vida es mejor cuando sonríes!!!

¿Qué podemos hacer por tí?Contáctanos

¿Quieres oír una buena noticia?

Una estética cuidada y armoniosa ofrece una imagen mejorada de la persona y, además, favorece la autoestima y la confianza de la persona. La estética dental es una parte de la odontología dirigida a mejorar la armonía dental y por supuesto conseguir una sonrisa perfecta. 

La mejor forma de tener una buena estética dental es una higiene bucal adecuada, sin embargo, en ocasiones es necesario acudir a otros tratamientos. 

Tratamiento

Ventajas de las carillas

Las carillas dentales están enmarcadas dentro del concepto actual de odontología mínimamente invasiva y son sin duda la opción más conservadora para obtener una sonrisa perfecta. 

¿Qué tipo de carillas existen?

Las carillas son unas láminas finas que cubren la parte frontal de los dientes. Es un tratamiento estético que sirve para disimular defectos en la coloración de los dientes o desperfectos en los mismos. Existen dos tipos de carillas las de composite y las de porcelana.

¡¡¡La vida es mejor cuando sonríes!!!

20 años de experiencia en la odontología nos ha enseñado a conocer y hacer una valoración precisa de nuestros pacientes y de cómo ayudarles a conseguir el ideal de salud bucal integrada a la salud y bienestar general de nuestros pacientes, acompañado en el crecimiento y desarrollo de los más peques y asegurándole salud a largo plazo a los más adultos.

TIPOS DE CARILLAS DENTALES

Las carillas son unas láminas finas que cubren la parte frontal de los dientes. Es un tratamiento estético que sirve para disimular defectos en la coloración de los dientes o desperfectos en los mismos. Existen dos tipos de carillas las de composite y las de porcelana.

CARILLAS  DE CERÁMICA

Estas carillas se realizan con cerámica. Mediante el uso de porcelana de alta estética se recupera la naturalidad del diente, devolviéndole la forma, el color y el tamaño deseados.

CARILLAS  DE

COMPOSITE

Las carillas de composite se elaboran directamente sobre los dientes, aplicando el material sobre su parte visible y dándole forma hasta conseguir el aspecto deseado.

¡¡¡Más de 2.000 pacientes SATISFECHOS!!!

«Muy contenta con el cuidado y los grandes resultados con mi boca en Malilla Dental. Seguir su página en Instagram son grandísimos profesionales.»

Arantxa Pedraza

«Como me gusta tirar de dientes»

«Muchas personas me preguntan sin tener que tirar de filtros que te dejan más blancos que los chicles Orbit y después en personas están amarillos que las papas Doritos.»

JuanMa Millán

«Si quieren tener un diseño de sonrisa así»

F.A.Q

¿Qué tipos de carillas existen?, pros y contras
Las carillas son unas láminas finas que cubren la parte frontal de los dientes. Es un tratamiento estético que sirve para disimular defectos en la coloración de los dientes o desperfectos en los mismos. Existen dos tipos de carillas las de composite y las de porcelana.

Las carillas de composite son hechas con una resina sintética que se adhiere al diente y es moldeado y trabajado en el propio diente. Está indicado para cuando existe alguna pequeña anomalía en los dientes. Es una solución económica, cuando la zona a restaurar es pequeña o no muy amplia, y rápida, en una sesión se puede colocar las carillas. Cada diente se debe realizar por separado y en ocasiones hay que retocar el diente original.

Las carillas de porcelana son realizadas con un material cerámico, más fuerte y resistente. Este tipo de restauración está indicado para aquellas personas que tienen afecciones más graves como fracturas de los dientes, una zona amplia a restaurar o separación entre dientes. El procedimiento requiere dos visitas al dentista: la primera para hacer un molde de los dientes y la siguiente para su colocación con un cemento de resina. Se colocan varias piezas juntas. Es una opción costosa aunque el color es más natural.

Las carillas de composite duran menos y pierde color por lo que requiere retoques posteriores. Sin embargo, las carillas de porcelana son más duraderas y pueden mantenerse el tiempo estipulado y retirarlas posteriormente sin riesgos.

Las carillas dentales están contraindicadas cuando el defecto a corregir es muy grave o el diente esté prácticamente destruido, existen otras alternativas más funcionales. El esmalte de los dientes está erosionado debido a, por ejemplo, bruxismo, hay que tallar el diente y podría destruirse. Cuando el defecto a disimular es debido a las caries, las carillas solo ocultarían el origen y podrían agravar la situación.

¿Qué tipos de carillas existen?, pros y contras
Las carillas son unas láminas finas que cubren la parte frontal de los dientes. Es un tratamiento estético que sirve para disimular defectos en la coloración de los dientes o desperfectos en los mismos. Existen dos tipos de carillas las de composite y las de porcelana.

Las carillas de composite son hechas con una resina sintética que se adhiere al diente y es moldeado y trabajado en el propio diente. Está indicado para cuando existe alguna pequeña anomalía en los dientes. Es una solución económica, cuando la zona a restaurar es pequeña o no muy amplia, y rápida, en una sesión se puede colocar las carillas. Cada diente se debe realizar por separado y en ocasiones hay que retocar el diente original.

Las carillas de porcelana son realizadas con un material cerámico, más fuerte y resistente. Este tipo de restauración está indicado para aquellas personas que tienen afecciones más graves como fracturas de los dientes, una zona amplia a restaurar o separación entre dientes. El procedimiento requiere dos visitas al dentista: la primera para hacer un molde de los dientes y la siguiente para su colocación con un cemento de resina. Se colocan varias piezas juntas. Es una opción costosa aunque el color es más natural.

Las carillas de composite duran menos y pierde color por lo que requiere retoques posteriores. Sin embargo, las carillas de porcelana son más duraderas y pueden mantenerse el tiempo estipulado y retirarlas posteriormente sin riesgos.

Las carillas dentales están contraindicadas cuando el defecto a corregir es muy grave o el diente esté prácticamente destruido, existen otras alternativas más funcionales. El esmalte de los dientes está erosionado debido a, por ejemplo, bruxismo, hay que tallar el diente y podría destruirse. Cuando el defecto a disimular es debido a las caries, las carillas solo ocultarían el origen y podrían agravar la situación.

Duración de las carillas
Las carillas son una fina capa de composite o porcelana que se adhiere al diente para corregir defectos estéticos. Es un tratamiento duradero que mejorar el aspecto de nuestros dientes pero el tiempo de duración depende de varios factores:

El material utilizado: las carillas pueden realizarse en composite o porcelana. El primero es una resina más económica y tiene mayor probabilidad de fracturarse que la porcelana, pero aun así puede durar entre 5 y 7 años. La porcelana es un material más resistente y caro y su duración puede estar alrededor de los 20 años.
La higiene bucodental: a pesar de que el composite o la porcelana son materiales de diferente dureza, el cuidado diario es fundamental para mantener estas piezas en perfecto estado. Cepillarse los dientes de manera regular, 3 veces al día y el uso de seda dental, ayudarán a alargar el tiempo de duración de las carillas dentales.
Revisiones periódicas: el composite es un material que por sus características se puede deteriorar con mayor facilidad que la porcelana, por ello es importante acudir al dentista cada 6 o 12 meses y realizar una revisión de la boca. Igualmente, si las carillas son de porcelana no hay que descuidar las visitas regulares al odontólogo.
Alimentos: las carillas son elementos resistentes pero hay que tener especial cuidado si mordemos un hueso, semillas o cáscaras que puedan fracturarlas.

¿Duelen?

Para colocar las carillas dentales es necesario que el médico realice un pequeño tallado en la superficie de los dientes. Este proceso puede molestar o producir algún pequeño dolor en los dientes, por ello, es normal que se aplique una anestesia que insensibilice la zona. Es decir, la colocación de las carillas dentales no produce dolor.

Una vez fijadas las carillas al diente puede ser que los primeros días note una pequeña molestia o sensibilidad en los dientes que se pasará en cuanto se acostumbre a las carillas. Pero no tiene porqué doler.

Si nota dolor persistente o inflamación es mejor que acuda al dentista y le cuente los síntomas porque podría estar asociado a otra patología no tratada.

¿Cómo se colocan?
El proceso de colocación de las carillas depende del material que se va a utilizar:

Carillas de composite: este tipo de carillas se coloca directamente sobre el diente. Es decir, cuando acuda a la consulta del odontólogo extenderá de manera directa la resina sintética y comenzará a darle la forma adecuada, tallará sobre el diente a tratar para que parezca natural. Se puede ajustar el color durante la aplicación de la resina.
Carillas de porcelana: para colocar unas carillas de porcelana es necesario realizar varias visitas al odontólogo. En la primera visita, el médico valorará y examinará la zona a tratar, expondrá las opciones de tratamiento y tomará el molde de los dientes, así como fotos para determinar el color y que la sonrisa parezca natural. Toda la información se envía al laboratorio para preparar las carillas. En la segunda visita, el médico mostrará las carillas al paciente y las colocará. Es posible que sea necesaria alguna otra visita si al mostrar las carillas de porcelana el paciente no se siente a gusto con ellas y hay que realizar algún cambio.

¿Se pueden quitar y renovar?
Las carillas dentales son una fina capa de porcelana o composite que se adhiere a los dientes por la parte exterior. Los materiales utilizados y un cuidado bucodental regular permiten que este tratamiento pueda durar muchos años ofreciendo una sonrisa mejorada.

Sin embargo, puede ocurrir que se produzca alguna infección bajo el diente tratado, el paciente necesite colocar una ortodoncia o decida quitárselo. En estos casos se puede retirar la carilla, aunque si ha sido necesario tallar el diente o el esmalte es posible que no tenga el mismo aspecto.

Otra alternativa si se fractura una carilla, no nos convence el aspecto que nos ha quedado o se ha deteriorado es retocarla o renovarla. De hecho, las carillas de composite suelen necesitar una renovación a los 5 o 6 años de su colocación. Sin embargo, las carillas de porcelana no pueden renovarse, si se han dañado la mejor opción es retirarla y colocar una nueva.

¿Qué es mejor, porcelana o composite?
Los diferentes tipos de carillas que existen se clasifican principalmente por el material con el que se fabrican. Elegir carillas de porcelana o composite dependerá no tanto por su calidad sino por las ventajas que ofrecen para cada situación.

Las carillas de composite se realizan en una resina sintética que se pega directamente al diente y se talla uno a uno corrigiendo defectos estéticos leves. Igualmente y como se tallan los dientes uno a uno está indicado cuando la zona a tratar no es muy grande. El tallado de los dientes se realiza sobre la resina y no es necesario dañar el diente. La resina sintética es un material económico, rápido de colocar (se realiza en una sesión) y se puede reparar fácilmente. Es necesario que se realicen revisiones periódicas para que el odontólogo compruebe el buen estado de la carilla. Es un material menos duradero, entre 5 y 7 años, y de una calidad menor que la porcelana.

Las carillas de porcelana se realizan en un material resistente y duradero, aproximadamente 20 años. Para su colocación es necesario realizar varias visitas al odontólogo, el resultado será una sonrisa espectacular con un acabado natural. Este tipo de tratamiento está recomendado cuando las reparaciones tanto estéticas como las anomalía de los dientes son más graves. Se colocan varios dientes al mismo tiempo pero es necesario realizar un raspado del esmalte o tallar los dientes para que su colocación sea perfecta. La porcelana es un material caro pero muy resistente.

¿Cuánto cuesta un tratamiento de carillas dentales?
Como en todos los casos para obtener un presupuesto personalizado sobre el precio de carilla de porcelana o de composite, lo mejor es poder tener una consulta con un profesional que evalúe el caso y pueda brindarle la mejor solución.

¡Solicita tu consulta médica GRATUITA!

¡Nosotros hacemos ese trabajo por ti! Danos tus datos y recibe sin compromiso un presupuesto

O llámanos — (+34) 960 094 015

politica de privacidad